PROYECTO CORDONES DORADOS: balance final

Hace unos meses nos llegó un reto desde el CPI El Espartidero: unirnos a la Cadena Dorada. 

La idea había partido de un grupo de alumnos y alumnas de sexto curso de ese centro que, junto a su profesor de Valores y su tutora, habían desarrollado una campaña de recogida de dinero para comprar los cordones dorados que la fundación Uno entre cien mil publicita con el objetivo de recaudar fondos para la investigación de la leucemia infantil. La iniciativa resultó todo un éxito. 

En seguida nos embarcamos en este proyecto que cumplía todas las condiciones para formar parte de nuestro proyecto Hispajazz. Planificamos la manera de movilizar a toda la comunidad educativa para hacer una labor de información y sensibilización de esta enfermedad infantil. Pero tenían que ser ell@s, los niñ@s, los que llevasen a cabo estas funciones.

En un primer momento les explicamos en qué consistía la Cadena Dorada y les preguntamos si querían seguirla. La respuesta fue rotunda: ¡SÍ! Tras ello estuvimos conociendo en qué consistía la enfermedad y qué consecuencias acarreaba. 

El alumnado de sexto realizó una videollamada con el alumnado de sexto del CPI El Espartidero. Queríamos conocer las caras de esos chicos y chicas que nos habían retado y formularles todas las preguntas que nos asaltaban sobre el proyecto, cómo publicitar los Cordones, qué resultados habían obtenido… A partir de entonces nos tocaba a nosotros, el Hispanidad, alargar esa cadena.

Pero, ¿cómo hacerlo? Todos tendríamos que colaborar para conseguirlo.

El alumnado de infantil hizo unos murales de zapatillas preciosos y aprovechó para trabajar distintos contenidos  a través de los Cordones Dorados, como por ejemplo, aprender a atar los cordones de las zapatillas.

El alumnado de 1º y 2º, hizo unos anuncios en unos carteles chulísimos sobre los Cordones Dorados. 

Los alumn@s de tercero y cuarto diseñaron y elaboraron carteles que colgamos en las puertas del colegio y junto al instituto contiguo para animar a la participación de familias y vecinos. También hicieron pequeñas tarjetas publicitarias para entregar al personal no docente del centro y hacerles también partícipes.

Los alumnos de quinto y sexto diseñaron anuncios para la radio. Con gran concentración y una extraordinaria dicción grabaron sus anuncios. Además, las clases de quinto, colgaron los carteles que habían hecho los compañer@s de 1º por las calles de nuestro entorno con códigos Qr en los que se explicaba en qué consistía la Cadena y cómo seguirla.

Pero en el Hispanidad siempre nos han gustado las iniciativas deportivas solidarias; y es que, deporte y valores siempre van de la mano. Así que tuvimos otra idea: partidos solidarios de datchball. Durante toda una semana, el gimnasio del Hispanidad albergó los encuentros solidarios de datchball, ¡en el que participaron hasta los profes! En estos partidos ganamos todos y perdió la leucemia.

Y tras la campaña de recogida de dinero… ¡el cole se nos ha llenado de cordones dorados! Unos cordones que simbolizan la lucha contra la leucemia y que ahora lucen los alumnos y alumnas, familias, profes, exprofes, auxiliares, personal de limpieza,… Orgullosos de haber funcionado como una verdadera banda de jazz, en la que cada un@ ha cumplido una función esencial para lograr el objetivo. Y orgullosos también de haber visto el entusiasmo y entrega que han demostrado los alumnos y alumnas del Hispanidad; y haber aprendido una gran lección: que juntos somos más fuertes y podemos ayudar a quien lo necesite.

Ir arriba